Del delito de lesiones

Tipo básico de lesiones

El Código Penal español prevé el tipo básico del delito de lesiones en el artículo 147.1 con el siguiente redactado:

“1. El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de seis meses a tres años, siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico.

Con la misma pena será castigado el que, en el plazo de una año, haya realizado cuatro veces la acción descrita en el artículo 617 de este Código.

2. No obstante, el hecho descrito en el apartado anterior será castigado con la pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses, cuando sea de menor gravedad, atendidos el medio empleado o el resultado producido”.

Así las cosas, la conducta castigada por el legislador presupone la existencia de tres requisitos:

▪  Una acción típica sobre la que no se efectúa consideración en cuanto al medio o procedimiento comisivo.

▪  La consecuencia de la misma ha de venir materializada en un menoscabo a la integridad o salud física o mental del sujeto pasivo.

▪  La lesión así provocada ha de requerir objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, un tratamiento médico o quirúrgico.

A ello deberá unirse el concepto unificado de “integridad corporal o salud física o mental”, manejado tanto por doctrina como jurisprudencia. Debe señalarse pues que, la integridad física comprende un abatimiento, un ataque, por consiguiente, un elemento claramente focalizado en la repercusión física del acto, mientras que el concepto de salud da cabida tanto al ataque con repercusión físico como psíquica.

La penalidad aparejada es prisión de seis meses a tres años.

Sentado lo anterior, no debe perderse de vista que el mismo artículo 147.2 CP establece un tipo básico atenuado en atención a la menor gravedad del hecho, ya derivado del medio empleado o ya por el resultado producido. Tanto es así, que la penalidad en este caso resultará una prisión de tres a seis meses de prisión o multa de seis a doce meses.

Tipos cualificados

Los artículos siguientes, 148, 149 y 150, del Código Penal comprenden un conjunto de supuestos que comportan un agravamiento de la conducta típica, y por ende, de la penalidad aparejada. Veamos:

▪  Artículo 148 CP

El artículo 148 CP, bajo cinco modalidades típicas, permite al juzgador imponer una pena de prisión que oscila entre los dos y cinco años “atendiendo al resultado causado o riesgo producido”. Y ello es así en atención a los supuestos contemplados, tales como la utilización de armas, instrumentos u otros objetos que se revelen “concretamente“, en alusión de su idoneidad, como peligrosos para la vida o salud; también si hubiera mediado ensañamiento o bien si la víctima fuera menor de 12 años o incapaz. Especial consideración requieren, además los apartados 4 y 5  del artículo 148 CP, que dan cabida a la mayor penalidad de la conducta en atención a la especial relación del sujeto pasivo con su agresor, ya a nivel sentimental o de convivencia, sancionando expresamente:

“4. Si la víctima fuere o hubiere sido esposa, o mujer que estuviere o hubiere estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia.

5. Si la víctima fuera una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.”

▪  Artículo 149 C

El artículo 149 centra su regulación en la sanción de las conductas de lesiones que, como consecuencia del resultado causado, merecen un agravamiento en la pena a imponer. Así, se castiga con pena de prisión de 6 a 12 años:

“1. El que causara a otro, por cualquier medio o procedimiento, la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro principal, o de un sentido, la impotencia, la esterilidad, una grave deformidad, o una grave enfermedad somática o psíquica, será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.

2. El que causara a otro una mutilación genital en cualquiera de sus manifestaciones será castigado con la pena de prisión de seis a 12 años.

Si la víctima fuera menor o incapaz, será aplicable la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento por tiempo de cuatro a 10 años, si el juez lo estima adecuado al interés del menor o incapaz.”

Varias consideraciones al respecto.

Debemos atender al criterio de “pérdida”, que deberá entenderse como la falta de un órgano o de un sentido. Por “inutilidad” debe entenderse la privación funcional en algún órgano, miembro principal o sentido. Por último, en orden al concepto de “deformidad” estaremos al criterio de la irregularidad física, visible y permanente, que supone una desfiguración o fealdad ostensible a simple vista.

Así las cosas, debemos centrarnos en qué consideración deba otorgársele al concepto de “miembro funcional”, debiendo estar al que lo concibe como toda extremidad u órgano externo o interno del cuerpo humano que posea actividad funcional independiente para la vida, para las salud normal desarrollo del ser humano.

En concreto, el artículo 149.2 CP castiga con una pena que oscila entre los 6 y los 12 años la mutilación genital, dando cabida en este tipo a supuestos como la ablación femenina.

En ambos casos se faculta al juzgador específicamente para que, en atención a las circunstancias que operen en la causa, y  caso de que el sujeto pasivo fuere menor o incapaz, se impongan también sanciones aparejadas como la inhabilitación en el ejercicio de la patria potestad, tutela, etc.

▪  Artículo 150 CP

Por último, el artículo 15 castiga al “que causare a otro la pérdida o la inutilidad de un órgano o miembro no principal, o la deformidad, será castigado con la pena de prisión de tres a seis años.” En atención a la descripción del tipo previsto, las siguientes consideraciones:

  1. Efectuamos expresa remisión a lo dispuesto en el artículo 149 CP en orden a qué deba comprenderse por “pérdida” “inutilidad” como resultado típica.
  2. Jurisprudencialmente se maneja un doble concepto de “miembro no principal”, con carácter negativo y positivo, considerando éste como aquella extremidad u órgano del cuerpo que no posea actividad funcional independiente por sí misma al hallarse al servicio de otros miembros u órganos principales -descripción negativa-, no resultando plenamente indispensable para la vida o para la salud completa del individuo, pero que, a consecuencia de su pérdida o inutilidad existe una minusvalía de la plena actividad. -descripción positiva-.
  3. Por “deformidad”, nuevamente, efectuamos remisión en aras a la brevedad, a lo ya manifestado con ocasión del artículo 149 CP en lo tocante al resultado de la acción típica.

Así las cosas, este es el panorama diseñado por el legislador para la previsión del delito de lesiones, con la previsión de unas agravantes, ya en atención a los medios o útiles para la comisión del delito, ya en atención a los resultados causados en la acción típica; que se complementa, a su vez, con una regulación sobre conductas afines, como la provocación, la conspiración y la proposición para cometer estos delitos, sancionada en el artículo 151 CP.

Un saludo,

Samuel Guerrero.

@sguerrca

@guerreropenal

http://www.guerreropenalistas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *